¿Qué tipo de sociedad hace posible que una joven sea violada o asesinada por el solo hecho de ser mujer?

Por Jesús Marcelo Delise

.

Los viernes es día de editorial, es un día designado para sentarme y describir distintas realidades según una mirada personalísima, es un día donde la libertad de redactar se viste de aventura y busca situarse en tiempo y espacio frente a una sociedad que a veces es marginal y otra salvaje., los viernes es un día sin fronteras, donde me prepara para recorrer el mundo sin prejuicios, sin tabú y a cara descubierta. 

Hay quienes conocen el oficio de mirar a cámara y decir lo que piensa, hay quienes  se  sientan al  frente de su escritorio y de la mano de sus reflexiones detalla la vida en pocas líneas, ellos tienen el ejercicio y son capaces de no titubear cada día a la hora de comprometerse con la realidad.

Pero yo necesito aprender de mi acierto y errores, yo vivo la puja de mis limitaciones y en consecuencia, necesito una semana para prepararme.

El viernes, es el día en que puedo desatarme con la fluidez de mi limitada capacidad y junto mi libertad aprender a caminar sobre los terrenos que se presentan. 

Viernes de Editorial, pero este no es un viernes cualquiera, es uno de esos viernes donde todo fue gris desde su comienzo, es un viernes donde por primera vez, me siento obligado a pedir explicación y no a darla. Es uno de eso días donde mis debilidades, han conseguido doblegar mi capacidad de análisis o reflexión.

Viernes y yo sin el talento para describir un sabor amargo, simplemente porque en este viernes todo es amargo y gris para mí.

Viernes y  tengo una pregunta, ¿qué tipo de sociedad hace posible que una joven sea violada y asesinada por el solo hecho de ser mujer?  Mi respuesta  es tajante, LA NUESTRA, es la sociedad donde viven nuestras mujeres, es la sociedad en la que todos y todas formamos parte, es la sociedad del  odio, la discriminación y el desprecio hacia las mujeres, es la sociedad  que continuamente aceita  los engranajes para que la violencia de género continúe ejerciendose, muchas veces con impunidad y en silencio, muchas veces con una justicia, que reproduce los mecanismos machistas y la gran mayoría de las veces,  no garantiza los derechos de las mujeres ni las protege frente a la violencia de aquellos cobardes que se hacen llamar hombres.

Laura Sirera, tenía 34 años, de profesión abogada, una reconocida militante del Peronismo de Pilar que supo ganarse el corazón de quienes  la conocieron, Pero Laura Sirera era mucho más que eso, era madre, amiga, compañera, una mujer llena de luz que vaticinaba un futuro lleno de posibilidades.

El día jueves, llegado el medio día, Laura fue cobardemente asesinada en un acto más de Femicidio por su marido Matías Bernal, quien de manera salvaje y no importa porque, le arrebato su vida con un martillo de carpintería después de proporcionarle 18 golpes mortales.

A las 19 horas, mientras preparábamos la navidad para todo el pueblo de Derqui,  llegó la noticia, «Mataron a Laura»

 ¿Que Laura? «Laura, la abogada, Laura Sirera».

Un viernes que comenzó gris, un viernes que continúo con muchos interrogantes, un viernes donde no hablamos solo de femicidio sino que lo experimentamos en carne propia.

De 21 a 23 fue la cita para todos en el Sepelios Carruega  ubicado  en la calle Estanislao López 980 del distrito de Pilar después de las 23,  solo se quedaron los familiares y su dolor.

No faltó nadie, Toda la sociedad de pilar estuvo presente, amigos, compañeros de militancia, El concejo deliberante completo.

El mismísimo Federico Achával, flamante intendente de Pilar se mezcló entre la familia y compartió ese fuerte dolor que arrasaba el ambiente, un abrazo fue una caricia para una familia desarmada y en un profundo silencio Federico fue uno más.

Despedir los restos de una amiga, de la vida, del trabajo, de la militancia, no es una tarea fácil, despedir los restos de una joven como Laura Sirera,  una mujer hermosa, llena de vida, con dos hijos maravillosos y un futuro fantástico aún es más difícil.

¿Qué tipo de sociedad hace posible que una joven sea violada o asesinada por el solo hecho de ser mujer? la nuestra, la que todos y todas formamos parte.

En la sociedad donde viven  nuestras mujeres, se suele culpar a las víctimas, en la mayoría de los casos,  siempre escuchamos las voces acusadoras y justificadoras del crimen.

«La culpa es de ella»  ¿por qué caminar por la calle a las 5 de la mañana? , ¿Porque usa  un short muy corto?

Tengo la sensación que vivimos en una sociedad que  pretende controlar el cuerpo de las mujeres y con frecuencia,  en ámbitos tan diversos como  los medios de comunicación, los encuentros médicos, las salas de audiencia o incluso en las aulas, culpamos a la víctima y protegemos al cobarde.

En la sociedad donde viven nuestras mujeres, las políticas públicas no alcanzan para luchar contra el machismo y promover una educación integral igualitaria y no sexista.

En la sociedad donde viven nuestras mujeres, los derechos, la dignidad y la vida, son postergadas por quienes necesitan de cada mujer para saciar su sed de macho alfa,  mientras la exhibe en alguna oferta de turno, en los medios de comunicación.

EINSTEIN supo decir «La mujer, está donde le corresponde. Millones de años de evolución no se han equivocado, pues la naturaleza tiene la capacidad de corregir sus propios defectos».

Pero Einstein se equivocó porque la mujer ocupa sin lugar a duda,  el espacio más importante de la vida.

Una mirada llena de implicación sexual, un chirlito en la cola al gran estilo de los grandes maestros de la simpatía y la estupidez, incluso un pensamiento al buen estilo del ex presidente de la nación Mauricio Macri cuando aclaró que a todas las mujeres le gustan que le digan qué lindo culo que tenes.

No sé ustedes, pero para mí, es violencia de género, es ese tipo de violencia que termina poniendo al hombre en un altar y a una mujer en lo más bajo de los valores sociales.

En lo personal, me da igual quien genere este tipo de acciones, yo no quiero que traten a mi madre como si pudiesen hacer lo que quieran con ella y mi madre, no se diferenciaba con ninguna mujer de esta sociedad.

¿Un chirlito en la cola? no  gracias, nuestras mujeres no quieren un azote como si fuera un decorado de la discoteca para su diversión.

Todo esto “Es violencia patriarcal que está sistematizada e visibilizada por una sociedad que se a vendado los ojos, un poco por conveniencia y otro por diversión.

«Como no puedo tener a tu hermana, te tengo a ti». La frase corresponde a una canción de reggaetón que muchos bailan,  o simplemente escuchan en grandes parlantes que hacen llegar la música a kilómetros de distancia.

Miles de mujeres de las más variadas edades, extracto social e ideología toman las calles para exigir el fin de los feminicidios, la forma más extrema de violencia machista, esa misma violencia que el día jueves, terminó con la vida de Laura Sirera.

“Ni Una Menos”, “Vivas nos queremos”, podía leerse en pancartas, camisetas, pañuelos y mochilas de quienes se supieron concentrar en calles, avenidas y plaza en todo el mundo.

Laura Sirera era una fiel militante de ese movimientos que explotó para decir basta al flagelo que sufre las mujeres en nuestra sociedad.

Los hombres como yo, apoyamos el Movimiento NI UNA MENOS, pero nos quedamos en casa viendo como pasa el inconsciente colectivo por la TV, los hombres como yo, queremos una sociedad distinta, pero hacemos muy poco para cambiarla.

El jueves al Medio día Laura Sirera Fue asesinada por quien es su marido y padre de sus hijos de la manera más salvaje posible y el viernes, ese día que aprendí a tomarme para reflexionar y pintar historias desde una mirada más libres que de costumbre, fuimos todos a despedirla, fuimos a decirle que lo sentimos por no haber visto lo que se venía, por no hacer más por el respeto a la mujer, por no trabajar con más fuerza para que de una vez por todas la violencia hacia la mujer quede arrancada de raíz.

Hoy es un viernes de mucho dolor, hoy es un viernes donde no hay editorial sino una catarsis.

Necesito respuestas y necesito saber  que me perdonaran por ser poco profesional a la hora de tratar de llegar a cada lector.

Hoy es viernes y quiero dejarles una pregunta a cada uno de ustedes

¿Qué tipo de sociedad hace posible que una joven sea violada o asesinada por el solo hecho de ser mujer? ¿la nuestra?,¿ la que todos y todas formamos parte?.

Es hora que todos nos arremangamos para que no haya más una Laura Sirera, es hora que todos trabajamos  para que nuestros hijos tengan la oportunidad de vivir en una sociedad donde la mujer ocupe el lugar que le corresponde, que es a nuestro lado, ni atrás ni adelante.

Ojala algún día podo damos decir, que hemos hecho las cosas bien, justamente, por el bien de todos.  

Compartir nota

Sea el primero en comentar en "¿Qué tipo de sociedad hace posible que una joven sea violada o asesinada por el solo hecho de ser mujer?"

Deje un comentario