Néstor Kirchner hoy cumpliría 70 años. Un pantallazo sobre el gran presidente que fue capaz de sacar al país de la postración

Por Jesús Marcelo Delise

En diciembre de 2001 muchos analistas hacían futurología y vaticinaban un futuro ahogado en el abismo.

De la Rúa había logrado tener  una imagen positiva de hasta el 70 %  pero claro, como por arte de magia o más bien inoperancia política dilapido en sólo dos años un enorme capital político.

Que lo llevó a la triste imagen que hoy cada argentino recuerda cuando un helicóptero despegaba del Ali puerto de la casa rosada mientras una plaza de mayo cubierta de locura y sangre, festejaba el resultado.

De la Rúa había mostrado una incapacidad alejada de toda lógica y  las ambigüedades de este hombre irremediablemente gris, definieron una rápida y peligrosa falta de liderazgo.

Por aquellas épocas todo parecía catastrófico, cada paso, cada decisión sentenciaba un resultado coqueteando con el abismo.

El desastre era una película de terror bien guio nada que prometía no tener fin, pero todo tenía que ser aún más dramático y al cinismo negador de la casi totalidad de la dirigencia argentina de la época, se le sumaba  la creciente penuria económica de la sociedad.

La situación no daba para más, Chacho Álvarez había renunciado para perderse lo más pronto posible de la escena política, Domingo Cabalo principal responsable del desastre se remangaba y creaba uno de los colapsos más notorio de la historia económica argentina y así preparaba el terreno para lo inevitable.

Claro que no sería justo cargar todo el peso del caos desatado allá por 1999 y 2001 a Cabalo y de La Rúa la clase Política era también responsables de un caldo de cultivo letal.

Ellos pudieron frenar gran parte del aluvión que se venía venir pero no frenaron nada  porque antepusieron sus intereses sectoriales por sobre los de la nación.

Por otro lado la  dirigencia sindical parecía anestesiada y mostraba solo una caricatura vergonzosa, mientras que el movimiento de piquetero liderado por personajes como  Raúl Castells se ponían al frente de los reclamos, apretaban a los comercios y hasta incitando  al saqueo.

Cuando la marea comenzó a dañar cada rincón de la argentina De la Rúa no tuvo mejor idea que firmar el estado de sitio mientras se  resistía a la renuncia inevitable.

De la Rúa apenas apuntalado por hijos y amigos y algunos funcionarios que no sabían para donde correr buscaron dar un último manotazo de ahogado recurriendo a la represión.

El radicalismo, el peronismo y el frepasismo  han vislumbrado un futuro barranca abajo y no tuvieron más alternativa que ser parte de la reinauguración de las violencias.

Cuando llegó la noche del 19 de diciembre la marea popular salió a la calle a rechazar activamente el estado de sitio que De la Rúa había decretado, para entonces,  un desafío popular abierto y decidido comenzó a tomar las calles con una fuera demoledora imposible de detener.

En un miércoles anterior a la navidad, el pueblo desafío al estado de Sitio decretado por el Gobierno de la Rúa,  un pueblo humillado, harto de la traición de parte de sus  representantes, ganaron las calles de las ciudades argentinas como antes lo hicieron otras generaciones.

Así el 19 de diciembre de 2001 quedará en la historia, como una pueblada. Que surgió espontáneamente y por la única gran razón del hartazgo.

Cuando comencé a dar un repaso sobre  Néstor Kirchner  y la argentina, no pude evitar caer en la tentación de editorializar esos recuerdos caóticos que en lo personal, me marcaron como hombre y como militante.

Por aquel entonces, más joven, más audaz y más decidido, buscaba los ideales entre los sueños y la pasión, viéndome imposibilitado a la hora de no involucrarme en una realidad que nos afectaba a todos.

Todavía sigo teniendo sensaciones encontradas cuando me recuerdo sobre una moto enfrentando a la caballería que se venía encima de la multitud enfurecida, todavía me recuerdo caído en el piso casi inconsciente con mi moto encimada sobre mi pie izquierdo y mi rodilla casa salida de lugar mientras la sangre bañaba los pisos de una plaza de mayo descontrolada.

Al día de hoy, me atrevo a decir que a De la Rúa  fue expulsado por  una mayoría silenciosa que dejaba de lado ese  silencio, para gritar al compás de cientos de  cacerolas, reclamando no sólo sacar al jefe de la alianza y a Domingo Cavallo, sino para protestar también contra  la caterva de resucitados que buscaban encadenarse en el poder

Después de esa tarde fatídica, De la Rúa presentó su renuncia a la Presidencia, abriendo un período de dos semanas de alta inestabilidad política y caos social, durante las cuales cuatro funcionarios estuvieron a cargo del Poder Ejecutivo, dos de ellos, con el título de presidente de la Nación (Adolfo Rodríguez Saá y Eduardo Duhalde).

El 2 de enero de 2002 Duhalde fue elegido Presidente de la Nación argentina por la Asamblea Legislativa en medio del caos.

Esta decisión se toma a través de un amplio consenso en el peronismo y la oposición para que Duhalde piloteaba el país, agarrando a si un fierro Caliente, un país en terapia intensiva y en estado terminal, en el ínterin preelectoral, Duhalde fue investido por los diputados y senadores con 262 votos a favor, 21 en contra y 18 abstenciones, y con mandato hasta el 10 de diciembre de 2003, esto es, hasta agotar el ejercicio cuatrienal para el que había sido elegido De la Rúa.

No habría, por tanto, comicios anticipados, siendo la opinión mayoritaria de los legisladores que lo que urgía era obtener un ejecutivo estable con el máximo apoyo partidista.

El 27 de abril de 2003, Duhalde decidió dar su apoyo junto con su bastión electoral, el gran Buenos Aires (que concentra al 38% de electores de todo el país) a Néstor Kirchner, quien resultó electo presidente.

Duhalde apoyó la candidatura de Kirchner después de fuertes  negociaciones internas de cada lado, principalmente porque Kirchner nunca tuvo una buena relación con el dirigente bonaerense.

Según Alberto Fernández, en junio de 2002 le propuso a Kirchner «arreglar con Duhalde». Habían analizado otras posibles fórmulas presidenciales y en todos los casos concluían en que o restaban votos o resultaba inviable un acuerdo electoral.

Debido a la Masacre de Avellaneda, donde Maximiliano Kosteki y Darío Santillán fueron la peor marca para Duhalde ,  las elecciones se adelantaron al 27 de abril del 2003.

Duhalde Decía de Kirchner:  «me putea cada vez que puede». En el último trimestre de 2002, luego de varias semanas de indecisión, se reunieron en Olivos y acordaron la candidatura.

Alberto Fernández ―citado por Pandolfo― decía «inicialmente estábamos muy solos. Después se empezó a sumar más gente». Kirchner repetía a sus allegados frases como «no se puede gobernar sin superávit» o «al próximo presidente nadie le va creer nada por años.

Cuando anuncie algo, lo va tener que cumplir. Y cuando anuncie otra cosa a las veinticuatro horas, igual nadie le va creer y también lo va tener que cumplir. Va a ser como ir a elecciones todos los días».

En las elecciones presidenciales de 2003, Kirchner encabezó la lista del Frente para la Victoria. obtuvo el segundo lugar con el 22,24 % de los votos.

Accedió a la presidencia luego de que su oponente Carlos Menem renunciara a la segunda vuelta electoral, en los meses siguientes, buscó consenso con los partidos políticos opositores a nivel nacional.

Néstor Kirchner asume, el 25 de mayo de 2003 y se encuentra  con varios desafíos en materia de política económica y social.

Una de las principales prioridades es la de recomponer un sistema financiero dañado y enfrentar una economía con la circulación de cuasi-monedas.

Por otro lado, buscó, establecer una estrategia integral de manejo del tipo de cambio acorde al nuevo patrón de crecimiento.

Néstor Kirchner logra  negociar la deuda caída en default en diciembre de 2001 con logros in imaginados, logra acuerdos  con las empresas privatizadas de servicios públicos y enfrenta la cuestión social marcada por la pobreza, los problemas de empleo, la desigualdad y la desprotección social.

No van a pasar a la historia los que más especulan, sino los que más se jueguen, los que más golpes reciban, van a ser los que tengan el apoyo de la voluntad y la valentía del pueblo argentino.

El primer gobierno Néstor (2003-2007), se caracterizó por una serie de gestos de fuerte simbolismo, que le valieron el apoyo de los sectores progresistas, dentro y fuera del peronismo.

El 24 de marzo del 2004, cuando aún no había pasado un año desde que asumió el cargo, ordenó al jefe del ejército descolgar los retratos de Videla y Bignone, dos de los presidentes de facto de la dictadura, que estaban expuestos en el Colegio Militar.

Tiempo después,diría a los militares, “no les tengo miedo”, tras un acto de nostálgicos de la dictadura.

Néstor Kirchner impulsó la anulación de la amnistía que benefició a los procesados y condenados por los crímenes del gobierno militar y la posterior reanudación de los juicios.

Las Madres y Abuelas de la Plaza de Mayo, pasaron a ser invitadas permanentes de todos los actos de gobierno.

También fue un gesto importante la renovación de una Corte Suprema desprestigiada, adicta al menemismo, que sirvió como un seguro de impunidad para los numerosos actos de corrupción durante aquél gobierno.

La nueva Corte se formó con juristas prestigiosos e independientes, incluyendo dos mujeres.

Estos hechos, se vieron acompañados por la rápida recuperación económica que sacó a la Argentina del infierno en que había caído a finales de 2001, con la caída del gobierno de Fernando de la Rúa, con el corralito, el default y el desempleo masivo.

No cabe ninguna duda que Néstor Kirchner había heredado un país en quiebra, con sus instituciones desprestigiadas y con miles de ciudadanos haciendo colas en los consulados de países europeos para gestionar su salida al exterior en busca de mejores oportunidades.

Para hacer frente a la emergencia social, el gobierno de Néstor Kirchner amplió los planes de ayuda para los sectores más golpeados por la crisis, incluyendo a una clase media que había caído repentinamente en la pobreza.

Más de 4 millones de personas  reciben la llamada Asignación Universal por Hijo –después se amplió al embarazo-, destinada a familias de desempleados.

Más de un millón de personas tienen algún plan de empleo, es decir, reciben algún dinero por alguna labor comunitaria, las pensiones no contributivas aumentaron un 215% entre 2003 y 2011. El gasto público social pasó del 19% al 32% del PIB.

La política económica del Gobierno de Kirchner continuó los lineamientos establecidos por Lavagna bajo la presidencia de Duhalde, manteniendo la devaluación de la moneda mediante una fuerte participación del Banco Central en la compra de divisas, impulsando mediante las exportaciones un crecimiento económico con tasas del PBI cercanas al 10 %.

Las políticas implementadas, fueron exitosas, además, de sacar al país de la cesación de pagos más grande de su historia: se canjeó la deuda soberana, de valor nulo tras la crisis del 2001, por nuevos bonos indexados por la inflación y el índice de crecimiento económico.

Los índices de pobreza y de desempleo disminuyeron notoriamente. El salario mínimo que era en 2003 de $360 se elevó a $1.240 en el 2007.

Durante la presidencia de Néstor Kirchner, se inauguró la central hidroeléctrica Potrerillos con una capacidad combinada de 160,4 MW.

En conjunto, el complejo hidroeléctrico genera más de 850 de GWh por año. Esta cantidad equivale al 20 % del consumo anual de electricidad de la provincia de Mendoza, con una inversión de 312 millones de dólares.

Las reservas internacionales pasaron de U$S 14.000 millones en el 2003 a más de U$S 47.000 millones en el 2007.

El papel del Estado en la economía se amplió en relación al que tenía durante el Gobierno de Carlos Menem, esto se vio en la estatización de Aerolíneas Argentinas, Correo Argentino, Astillero Río Santiago y la creación de ENARSA y de Agua y Saneamientos Argentinos.

Desde 2003 a 2007 el país registró una fase de crecimiento económico con tasas que oscilaron en torno al 9 % (8.8 % en 2003, 9 % en 2004, 9.2 % en 2005, 8.5 % en 2006, 8.7 % en 2007, 6.8 % en 2008.

Paralelamente se propuso una quita del 75% de la deuda, que implicaría una disminución de 61.350 millones de dólares sobre el capital, que se reduciría así a 20.450 millones de dólares.

En junio de 2004, llega a un acuerdo Organismos Internacionales y de los gobiernos de los tenedores de bonos en el exterior y se reconocieron los intereses atrasados.

El 3 de enero de 2006, la Argentina abonó totalmente su deuda con el Fondo Monetario Internacional (FMI) concretando un pago anticipado de 9530 millones de dólares, un pasivo contraído entre enero y septiembre de 2001, con vencimientos programados hasta el 2009.

En 2006 se promulgó la Ley de Financiamiento Educativo, que otorgaba un incremento paulatino del presupuesto para la educación, la ciencia y la tecnología durante 2006 y los siguientes cuatro años, en los cuales la inversión para el área, aumentó del 4 % del PBI (producto bruto interno) al 6. 4 % en 2010, universalizó la sala para niños de 5 años, abrió salas para niños de 3 y 4 años, garantizó un mínimo de diez años de escolaridad obligatoria, avanzó en la universalización de la escuela media, etc.

A fines de su Gobierno se creó la Universidad Nacional del Chaco Austral (UNCAus) con sede central en la ciudad de Sáenz Peña (provincia del Chaco). Fue creada el 4 de diciembre de 2007 por medio de la ley 26.335.

Para Néstor Kirchner, una de las principales preocupaciones fue los conflictos gremios de la educación, y no dudó en iniciar una recuperación salarial de los docentes que se sostuvo en términos constantes durante toda su gestión y en los años de Cristina Kirchner.

Para eso, resultó sustancial el aumento del presupuesto universitario que pasó de 2.168 millones en 2004 a 11.700 en 2007. En términos de PBI, el incremento fue de 0,48% a 1%

En el 2005 se creó el Programa de apoyo al desarrollo de la infraestructura universitaria donde se realizaron 270 intervenciones edilicias.

Se aumentó un 709 % el presupuesto de la Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet) en términos de fondos propios.

El 18 de agosto de 2004 en favor de la Industria Nacional se sancionó la Ley 25.922 (ver) de Promoción de la Industria del Software. Entre 2003 y 2012 las ventas se incrementaron 313%, las exportaciones 414% y el empleo 266%.

A 70 años de su nacimiento, siguen vigentes, sus logros en inversiones sociales, seguridad social, educación, mejoras laborales y relaciones internacionales de integración y cooperación.

Este 25 de febrero, los argentinos conmemoramos el natalicio 67 de Néstor Kirchner, un hombre que  se destacó por haberle hecho frente a la locura social y su colapso financiero, su papel integracionista en América del Sur y el rescate de la memoria histórica de su país, no solo lo ponen a la altura de los grandes próceres de la patria, sino que lo integran a la memoria colectiva que perdurará por generaciones, mientras que la historia lo destaca, por ser el presidente que con muy poco, logró resucitar a un país que estaba sentenciado a muerte.

Desde el  pago y quita de deuda externa, desde las política en derechos humanos, desde la ciencia y tecnología con su plan Raíces, desde los Juicios por delitos de lesa humanidad, desde el crecimiento económico y reducción del desempleo, desde Desarrollo industrial o las Política habitacionales y ambientales, desde las política laborales y previsionales, desde las políticas energéticas o internacionales, desde la defensa de nuestro territorio nacional (Islas Malvinas) desde el comercio y el sector financiero, las políticas sanitarias y de la tercera edad, desde las políticas de medios y comunicación o cultural, Néstor Kirchner, será recordado por generación, será recordado  por ser capaz de abrirse paso hacia un futuro más próspero para la argentina.

Con sus aciertos y errores, Néstor Kirchner supo trabajar con ideas claras sin necesidad de recurrir a los grandes capitales para financiar sus objetivos.

durante 2010 su salud se debilitó seriamente y  el  7 de febrero de 2010 fue operado de la carótida derecha con éxito,lo que lo obligó a retirarse temporalmente de sus funciones.

El 11 de septiembre de 2010 tuvo que ser sometido a una angioplastia y se le colocó un stent. Fue dado de alta al día siguiente.

A pesar de que se le había recomendado cambiar su estilo de vida debido al estrés, tan solo 2 días después, el 14 de septiembre de 2010, participó de un multitudinario acto convocado por la juventud kirchnerista en el estadio Luna Park, junto con la presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

Néstor Kirchner, Falleció a los sesenta años de edad en la ciudad de El Calafate, provincia de Santa Cruz.

Según el parte médico oficial, el entonces  exmandatario, murió como consecuencia de un paro cardiorrespiratorio no traumático, el 27 de octubre de 2010 a las 9:15, encontrándose junto a su esposa, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner en su residencia.

Recuerdo estar en casa cortando el pasto cuando un periodista de radio la red informaba que había pasado algo muy grabe, pero necesitaba chequearlo antes de darlo a conocer.

Era día no laborable, debido al censo nacional que se efectuaba por esas horas, con lo que el matrimonio Kirchner fue a tomar un reposo a El Calafate.

Néstor Kirchner, pudo recibir el sacramento de la unción de los enfermos antes de morir.

Varios presidentes de América latina visitaron la capilla en la Casa Rosada, entre ellos Evo Morales (Bolivia), Lula da Silva (Brasil), Hugo Chávez (Venezuela), Rafael Correa (Ecuador), José Mujica (Uruguay), Fernando Lugo (Paraguay), Sebastián Piñera (Chile), Juan Manuel Santos (Colombia).

Además de Argentina, siete países sudamericanos declararon duelo oficial por la muerte de Kirchner: Brasil, Chile, Colombia, Paraguay, Perú, Uruguay y Venezuela, anunciando la presencia de varios presidentes de países miembros de UNASUR en los funerales de Estado.

Cientos de miles de personas desfilaron por el Salón de los Patriotas de la Casa Rosada, donde fue velado, en ocasiones con una fila de al menos seis horas de espera.

Lo cierto, es que fui a despedirlo en su viaje y no tuve reparo de gritarle hasta luego compañero, mientras me comprometía a cuidar a Cristina desde el lugar que me tocara estar.

Cada uno toma la decisión de pararse del lado de la vida que se siente más identificado y yo, a pesar de buscar el equilibrio y la neutralidad, me reconozco militante con una posición ideológica sostenida por un pasado y una fuerte visión de futuro.

Néstor Kirchner , no fue un Argentino más, fue un hombre que marcó la diferencia y dejó en claro que se puede crecer con inteligencia y compromiso nacionalista.

En esta esteza editorial, quise atreverme a buscar desde un  humilde lugar, los puntos más importante de su historia presidencial, recorriendo un camino de caos y de recuperación, aunque me hubiese gustado extenderme en una biográfica más rica en datos y experiencias.

Compartir nota

Sea el primero en comentar en "Néstor Kirchner hoy cumpliría 70 años. Un pantallazo sobre el gran presidente que fue capaz de sacar al país de la postración"

Deje un comentario