Cuarentena total: así funciona en España, Italia y Francia

Cómo por la actitud poco responsable de los ciudadanos, el aislamiento social a conciencia se convirtió en cuarentena obligatoria en España, Italia y Francia.

El Gobierno anunció la cuarentena total en todo el territorio nacional para evitar que el coronavirus se siga propagando de manera exponencial y ante la poca adhesión que muestran las personas por el aislamiento social ahora no se va a poder salir de nuestras casas pero de manera obligatoria. Medidas similares fueron tomadas en paises. El camino que sigue nuestro país, más allá de los casos y las víctimas fatales, no es muy diferente al que tuvieron que seguir en Europa. Fundamentalmente en Francia, Italia y España. Al parecer, la sangre tira.

El 8 de marzo se declaró el aislamiento y la suspensión de las clases, hasta el 3 de abril, de toda la región de Lombardía, la Italia rica era golpeada fuertemente por el virus que llegó de China. Antes del decreto firmado por el primer ministro, Giuseppe Conte, muchas personas decidieron trasladarse a otras zonas de la península itálica, y al no saber que estaban contagiados, terminaron diseminando el virus en todo el territorio.

El escenario que dejaba el Covid-19 a su paso por Italia era espeluznante. Con más de 15 mil infectados y un millar de víctimas fatales, finalmente, el jueves 12 de marzo el gobierno endureció todas las restricciones: bloqueo de más regiones, suspensión de las actividades públicas, bloqueo de concursos públicos con excepción de los convocados para contratar a personal sanitario, cierre de locales – solo se mantienen abiertos las farmacias, los supermercados, tiendas de productos de primera necesidad y centros de salud – y se limitó la movilidad – solo se sale en casos “estrictamente necesarios”.

Los diarios de Italia narran cual cuento de terror narran lo desolador de ver a una Roma, acostumbrada a los turistas, estar completamente vacía y sitiada. También vimos a los canales putrefactos de Venecia volverse cristalinos y con pececitos; y a vecinos cantando desde sus balcones.

Mientras tanto, puertas adentro los chicos estudian a través de portales de internet y los grandes hacen teletrabajo. Los pocos transeúntes autorizados mantienen distancia y hay colas frente a los pocos negocios abiertos.

En España, las cosas no fueron tan diferentes a lo que sucedió en Italia. hasta imitaron la misma falta de reacción y todo.

La primera ciudad en verse afectada fue Madrid. También es la que concentra mayor cantidad de casos en toda España, y también fue la primera en ingresar en aislamiento.

Pero como en el “Don Pirulero”, con la emergencia sanitaria ya declarada, el último domingo sin restricción, y con un día primaveral, los bares y las calles estallaban de gente. En España, cada cual atiende su juego…

Horas después y con el decreto firmado por el presidente, Pedro Sánchez, el escenario cambió radicalmente. Toda España queda en cuarentena. El Gobierno ordenó limitar al máximo el movimiento de los ciudadanos. Más de 47 millones de personas solo podrán salir para trabajar o comprar comida y medicamentos. A todo esto, los niños son los primeros en ser enviados a sus casas.

Muchísimo menos protocolar, Emmanuel Macron, anunció la cuarentena obligatoria por 15 días y se militarizó el territorio el 15 de marzo. De hecho, el ejército de Francia se encarga de trasladar a los enfermos y de controlar si los permisos para salir a la calle. Sin autorización, cuarentena estricta.

Estamos en guerra, en una guerra sanitaria. Es cierto que no luchamos ni contra un Ejército ni contra una nación, pero el enemigo está ahí, invisible y evasivo, y avanza. Esto requiere nuestra movilización general”, quizá peca de tremendista pero el mensaje del presidente de Francia es claro y su decreto también.

La medida prohibiendo todo movimiento “no esencial” y obliga a los ciudadanos a permanecer en sus casas y estableció castigos para quienes no lo cumplan.

Pero días previos al bloqueo total y pese a las recomendaciones del ejecutivo francés, la gente inundó las calles del país. Sin dudas la humanidad es hija del rigor.

El coronavirus se abre paso por todo el viejo continente, los gobiernos van tomando diferentes medidas pero todo parece poco ante la eficacia del Covid-19.

Siguiendo los ejemplos antes mencionados, Bélgica también obligó a sus habitantes a quedarse en sus casas hasta el 5 de abril.

Luego de cuatro horas de reunión, el Consejo Nacional de Seguridad, con la participación del gobierno federal y los regionales, y de los servicios de seguridad del país decidieron que la cuarentena sea “estricta”, con la salvedad de que se puede realizar actividad al aire libre.

No sabemos que otros países de Europa entrarán en cuarentena, pero si sabemos que es posible que Argentina entra por el simple hecho de que no fuimos responsables. Nadie duda que el Estado, y más ante un escenario de crisis absoluta, deben tomar medidas rápidas y las debemos exigir. Pero los ciudadanos, y ante los claros ejemplos de Europa, también tenemos obligaciones y debemos hacernos responsables de nuestros actos y si se hubiera respetado el aislamiento incipiente, la cuarentena obligatoria no era necesaria.

Compartir nota

Sea el primero en comentar en "Cuarentena total: así funciona en España, Italia y Francia"

Deje un comentario