Concientizar, es tarea de todos.

Desde lamuynegra.com, nos planteamos varios interrogantes en busca de respuestas esclarecedoras y dejamos abierta las opiniones personales, ya que confiamos en ese ida y vuelta que venimos logrando con nuestros lectores.
 
Por Jesús Marcelo Delise
 
¿Las medidas de control tomadas por el gobierno, deben proteger a la población, o deben proteger al sistema de salud para que esté a su vez, pueda proteger a la población?
 
El coronavirus o COVID-19 apareció de la nada y se convirtió y una pandemia destructiva, capaz de llevarse puesto a todo lo que se interponga a su paso si no se toman los recaudos necesarios.
 
No hay vacuna, una cuestión imponderable a la hora de combatir su avance.
 
Se puede ralentizar el contagio, pero no se puede eliminar el virus, al menos por el momento, y esto implica que nuestra única defensa es la prevención y claro, no podemos prevenir si no logramos concientizar.
 
¿Que nos está faltando a la hora de elaborar mecanismos que nos permita formar un cerco social, para que la pandemia deje de avanzar y la curva comience a ser descendente?
 
El municipio de Pilar, está conformado por todos los extractos sociales, pero está muy claro que los portadores cero, provienen de la clase alta.
 
El gobierno nacional establece que debemos permanecer aislado y nuestros niños o mayores de 60 años, siendo el eslabón más débil, debe permanecer dentro de sus casas, limitando de esta manera el acercamiento con una persona y en consecuencia con el contagio.
 
Pero en el país y en especial en nuestro municipio, el problema de un aislamiento de esta envergadura, implica situaciones tan o más complejas que la del posible encuentro con la pandemia.
 
La gran parte de nuestra población vive con lo poco que consiguen recaudar día por día, con sus changas, cartoneos, etc.
 
Una reclusión total, es inevitablemente una condena a muerte, no por el coronavirus, sino porque detrás de esa cuarentena, aparecen otros síntomas sociales que se transforman muchas veces en desgarradores, he incluso agita el avispero generando un posible estallido social.
 
En Pilar, tenemos personas que viven prácticamente a la intemperie (viviendas precarias, o directamente en la calle). La epidemia seguramente apenas se pose en los sectores más bajos de nuestro distrito, causara estragos y como siempre, los más vulnerables serán los más perjudicados.
 
El Coronavirus avanza y está claro que no quiere dejarse vencer como el Coyote a la hora de correr al Correcaminos, sino que un poco por el desconocimiento, otro poco por las sociedades mezquinas, otro poco por los especuladores de turno y otro poco por la falta de conciencia, el COVID-19 se cola por la cerradura de nuestra nación y se burla de quienes tomamos esta enfermedad como algo pasajero.
 
Puede resultar muy difícil tomar una decisión sobre cómo actuar hoy, y por esto nos preguntamos:
 
¿Deberíamos esperar a tener más información ?¿ deberíamos hacer algo ya? Y si es así, ¿qué?
 
A diferencia de otros países, la Argentina se adelantó a los hechos y comenzó a tomar medidas de protección, pero a diferencia de otros países desarrollado, el nuestro, se encuentra barranca abajo, saliendo de una epidemia económica que lo dejó al borde del nocaut. +
 
¿Puede la argentina de hoy, entrar en un aislamiento extremo?
 
¿Cuáles serían los daños colaterales si paramos a la economía por un mes?
 
Parar la economía por completo, nos puede sin lugar a duda llevar al abismo, el sector informal de la economía (trabajadores no registrados, cuentapropistas, pequeños comerciantes) hoy en día no resiste más golpes, ya que se encuentra todavía en terapia intensiva y el estado, no cuenta con los recursos para sostenerlos.
 
En Pilar, lugar donde lamuynegra.com está dando sus primeros pasos, no estamos muy alejado de estas realidades tan conflictivas, tenemos barrios donde la población vive al día, al menudeo, y tenemos vecinos que carecen de trabajo y vive de la changa, cortan el pasto o consiguen algún que otro trabajo de albañilería.
 
Hablábamos con remiseros de la zona de Presidente Derqui y nos comentaban, «no hay viajes, nos pasamos horas mirándonos la cara y cuando llega uno, nos urge incluso la necesidad de pelear por él, olvidándonos de la organización de la mesa»
 
Si ponemos en aislamiento obligatorio  a toda la población de pilar, estamos en condiciones de afirmar que más del 50% de nuestros vecinos colapsa, entra en caída libre, y claro, la desesperación hace de las suyas.
 
Desde el día lunes, el municipio de pilar está repartiendo en las escuelas bolsas de Mercadería para repartir entre una población más que vulnerable, pero lo que es un acción directa para paliar la crisis, termina siendo en un navaja de doble filo muy cortante para todos nuestros vecinos.
 
En la escuela 22 o en la 30 entre otras, cientos de familia se aglomeran con la esperanza de conseguir una bolsa de 12 productos que con mucha suerte, lo ayudara por unos tres o cuatro días, no más.
 
¿Pero y qué pasa con la Cuarentena?
 
Hombres y mujeres con sus niños en brazos hacen largas colas para conseguir una bocanada de alivio, pero claro, la pandemia no se detiene ante una clase social en apuro, entonces, ¿esta es la forma? ¿Este es el camino que debemos recorrer?
 
Lamuynegra.com hablo con algunos trabajadores de acción social que nos comentaba, « la gente está desesperada y está perdiendo la paciencia» y nos afirmaba «no es solo el coronavirus, también estamos al borde de un estallido social»
 
Las redes sociales son una herramienta que todos conocemos y utilizamos para bien y para mal, pero en estos casos, podrían brindar una solución a estos amontonamientos en las escuelas.
 
Una planilla, un registro distribuido por la red (Facebook, Twitter, Instagram he inclusive WhatsApp) podría facilitar las cosas para que las familias mediantes un link, ingresaran, depositaran sus datos, y mediante un previo análisis y selección, se organizara hojas de ruta para así, repartir la mercadería casa por casa, evitando juntadas masivas en las escuelas que ponen en peligro a toda la población del distrito.
 
¿Es peligroso. Si paramos a la economía por completo?
 
No cabe duda de los aciertos del gobierno nacional en sus medidas: cerrar las fronteras, frenar la asistencia a clase y licenciar a los grupos de riesgo, pero lo cierto, es que no sabemos cómo ponerle el cuerpo a evento de tal magnitud como lo es la pandemia del coronavirus.
 
Está muy claro, estamos aprendiendo sobre la marcha, escuchando atentamente a los que saben y peor aún, a los que dicen saber.
 
¿Estamos tomando todas las medidas necesarias?
 
Hace algo menos de un mes, veíamos en los canales de televisión, como se hablaba de una enfermedad que se propagaba en china mientras EEUU le prestaba poco interés al asunto.
 
El coronavirus dio sus primeros pasos desde la zona cero, pero cuando comenzó a caminar, nunca se detuvo y arrasó con todo a su paso, convirtiendo a los países más desarrollado en zona de guerra.
 
Por otro lado, los países latinoamericanos a los que según esas únicas variables de análisis se les adjudica mejores “chances” por tener su sistema sanitario público mejor desarrollado: entre esos países, Cuba, Argentina, Uruguay, Costa Rica, y esto sin olvidar que también cuentan con una de la verdadera ventaja simplemente por ser más pobres, tienen la menor tasa de viajes al exterior, lo que podría retrasar (nunca evitar) la expansión de la epidemia.
 
Venimos de cuatro años donde el neoliberalismo hizo de las suyas, donde el estado se alejó ya que recupero esa farsante consigna que era achicar el estado engrandecer la nación.
 
Llevamos al sistema de salud ministerial a una secretaria sin recursos, dejamos en el olvido galpones cargados con miles de dosis de vacunas, miles y miles de paquetes cargados de medicamentos preparados para distribuir de forma gratuita que vencieron y hoy, no sirve más que para hacer bultos.
Dejamos a la intemperie con la esperanza de que la corrosión haga los suyo a decenas de unidades coronarias cero km, así como unidades de atención primaria y odontológica que estaban lista para recorrer el gran Buenos Aires, aniquilamos a la ciencia dejándola sin presupuesto, empujando a nuestros científicos a dejar el país ya que importar ciencia, es un negocio más rentable que crearla, al menos para los que estaban de turno.
 
¿Que nos estaría sucediendo hoy, si un gobierno que buscó favorecer a los capitales privados olvidándose de lo público, estuviese en el gobernando?
 
Es increíble ver como lo popular es nuestra única salida y más asombroso es ver como después de despreciar a todo lo estatal, hoy, aquellos que indignados por el avance del populismo salieron al mundo no solo porque pueden, sino porque entiende que todo lo de afuera es mejor que lo que está en su patria, se desploman rendido en los hospitales públicos, donde se encuentran las únicas herramientas para combatir la pandemia que está haciendo estragos en el mundo entero.
 
Lo habíamos subestimado pero no tanto.
 
En argentina, se podría decir, se tomó al toro por las astas y si los milagros existen, hoy todo el arco político está encaminado en un mismo carril ¡milagro si los hay!, dejando por una vez, esa grieta que tanto daño nos hace, pero que difícilmente llegue a su fin.
 
¿Nuestra suerte está echada? Yo creo que no, ya que depende de nosotros, de nuestro compromiso como vecinos de Pilar, como ciudadanos y como argentinos.
 
Estamos aprendiendo de nuestros errores y quienes hacemos lamuynegra.com esperamos que en Pilar le encontremos la vuelta por el bien de nuestra comunidad, por el bien de nuestro pueblo y por el derecho a la vida que cada hombre y mujer tiene, no solo en nuestra patria, sino en el mundo entero.
 
Compartir nota

Sea el primero en comentar en "Concientizar, es tarea de todos."

Deje un comentario