Arroja pochoclo y te diré quién eres.

 
 
 
Por Jesús Marcelo Delise
 
Un niño no tiene ganas de hacer lo que le mandan, posiblemente, sea un reflejo de la lucha que se libra en su interior.
 
Una voz que muchos llaman conciencia, deja muy en claro cuando el respeto tiene que estar presente; pero en algunos caso, sencillamente no obedecer, es parte de una rebeldía o peor aún, de un desprecio hacia la autoridad.
 
Parece ser, que en el HCD, de vez en cuando, algunos concejales caen en la travesura de no respetar a sus autoridades.
 
No siempre resulta fácil respetar a quienes tienen cierto grado de autoridad. ¿Ha tenido usted un problema de este tipo alguna vez?
 
Bueno, Inés Ricci renovó su banca al servicio de Cambiemos y así, dejó a un costado sus principios para dejar en claro que no está dispuesta a centrarse en el debate y su mejor forma de mostrar sus desacuerdo, es arrojando pochoclos al Intendente de Pilar Federico Achával.
 
Está muy claro que el respeto es algo que se gana, una persona puede ya estar situada en el lugar de autoridad, pero aun así, somos nosotros quienes le reconocemos al otro, esa autoridad, que se mantiene precisamente por medio del respeto.
 
Dicho esto, tengo mis serias dudas que Inés Ricci considere a Federico Achával como un intendente que se ha ganado su lugar, gracias al voto popular de todo los pilarense, pero tengo la necesidad de hacerme una pregunta ¿al faltarle el respeto al jefe comunal elegido democráticamente por el pueblo de Pilar, no estaría faltando el respeto a todo el pueblo que reconoce a Federico Achával, como el hombre que tiene el mandato cedido por cada vecino que le dijo si en un acontecimiento democrático?
 
Una autoridad, y en este caso dirigiéndonos al intendente de nuestro pueblo, es uno de los factores fundamentales que sustenta el estado de derecho y el sistema democrático, con pleno ejercicio de las libertades, pero también con estricto respeto al derecho de los ciudadanos a vivir en paz y con garantías.
 
Si seguimos la definición de un diccionario, la autoridad, es la Potestad, facultad. poder, que tiene una persona sobre otra que le está subordinada, y lo cierto es que Federico Achával, alcanzó el grado de intendente por un acto netamente democrático, así como Inés Ricci, quien debería convivir con el ejemplo, alcanzó el grado de concejal gracias también a la decisión del pueblo de Pilar.
 
Encontrarnos con posturas como las que expresó el día Viernes Inés Ricci, mientras Federico Achával en su discurso de apertura se dirigiera directamente a la oposición, arrojándole pochoclo sin dejar de mostrar una sonrisa burlona y para acto seguido prestarle atención a su celular y no al discurso del jefe comunal, me lleva a solidarizarme, me lleva a expresar mi solidaridad para con él intendentes, porque me parece que fueron expresiones que no le hacen bien a nadie y que espero, todos tomemos nota, ya que para tener autoridad, se necesita predicar con el ejemplo y en el caso de Inés Ricci, sus ejemplos son verdaderamente lamentables e infecciosos para la vida democrática de Pilar.
 
Lo de Inés Ricci fue una falta de respeto hacia la nueva gestión, hacia todos los presentes y por sobre toda las cosas, hacia todo el pueblo de Pilar que insistimos, en un acto democrático, le dio toda su confianza a Federico Achával.
 
Lo cierto, es que la edil también ocupa un lugar de privilegio y el ejemplo al buen comportamiento, al respeto hacia las autoridades elegidas por el pueblo, deberían ser una bandera no solo para ella, sino para todos los que forman parte del HCD de Pilar.
 
En dialogo con lamuynegra, Federico Achával no dudo en decir cuando hicimos referencia al lamentable hecho de la Concejal por Cambiemos Inés Ricci, arrojándole pochoclo, «nosotros no nos vamos a detener en chicanas baratas, sino que solo nos interesa trabajar para esa fuerte mayoría que nos han votado»
 
 
Inés Ricci nos acaba de enseñar que para ella, es más importante jugar con su celular, comer pochoclo y arrojarlo en dirección a su jefe comunal, que trabajar debatiendo, exponiendo ideas y buscando consenso en favor a tantos que la llevaron a ocupar una banca en el HCD.
 
 
 
Arroja pochoclo y te diré quién eres, una persona, que tiene mucho para lamentarse.
 
 
Fotos de Mauricio Ramírez
 
Compartir nota

Sea el primero en comentar en "Arroja pochoclo y te diré quién eres."

Deje un comentario