Apuros chapuzones, presidente Derqui marca la diferencia

 
Por Jesús Marcelo Delise
 
La realidad social traza un camino más que complejo para los barrios humilde de nuestra comunidad y si bien su complejidad afecta a toda las edades, los más pequeños indudablemente son los más vulnerables.
 
Trabajar sobre la participación de niños, niñas y adolescentes, es clave en el diseño un mundo más justo para todos, y para lograr cambios, es necesario trabajar con ellos en los espacios donde se encuentran.
 
 
La práctica social, en la medida que adquiere el suficiente arraigo, significación y objetivación adquiere un sentido transformador a nuestra comunidad, a sus actores y su entorno, permite construir desde el compromiso un barrio con mayor equilibrio.
 
En el barrio de Toro, siempre pasa algo que parece insignificante, pero atrapa nuestra atención, ya que se escapa de los estándares más comunes para marcar la diferencia.
 
En algún sector de presidente Derqui, Todo es demasiado simple, ya que hay un grupo de hombres y mujeres que aprendieron a trabajar con muy poco para lograr mucho.
 
Es que la sonrisa de un Niño es un paso enorme hacia un futuro más próspero, con mayores posibilidades de una construcción colectiva, con una mirada más justa y llena de futuro.
 
 
 
Existen circunstancias cuyo valor escapa a las estrictas fronteras de la contabilidad económica, al hermetismo del omnipresente sistema capitalista, a las noticias mal contadas, o a las promesas que nunca llegarán a puerto.
La sonrisa de un niño. Una expresión que brota en una calle del Barrio Toro bajo el contexto de una jornada de juegos de diversa índole, organizada por un grupo de hombres y mujeres que siempre están buscando la manera de sorprendernos sin esperar nada a cambio.
 
En un miércoles de mucho calor ¿qué hacer para marcar la diferencia?
 
 
Un Castillo inflable enorme con un tobogán interminable en una punta, otro castillo inflable de las mismas características en la otra punta y una calle del barrio bloqueada, claro que esta vez nadie está enojado, todo lo contrario, hay miradas de mucha satisfacción y alegría en cada hombre y mujer que ve un espectáculo fantástico.
 
Una fila de piletas de lona distinto tamaños, algunas pequeñas para que los más pequeñitos, otra de mayor dimensión donde los más grandecitos también pueden ser parte de la diversión y claro, esos castillos inflables enormes con su tobogán apuntando justo a otras piletas llenas de agua y de diversión.
 
 
Tan simple como eso, Piletas de lonas alineada, un camión de agua puesto a disposición del barrio por la municipalidad, jugos, galletas, pastelitos y muchas sonrisas, terminaron siendo una hermosa historia por contar donde los niños son los protagonistas, pero los grandes, también son parte de la historia.
 
Deberíamos entender de una vez por todas que con muy poco se puede hacer mucho si solo hay compromiso y amor por lo que se hace.
 
Así lo Ve Yoly Molina, una militante que siempre está activa para que su barrio marque la diferencia, pero claro, siempre es una diferencia sencilla, tan sencilla que se termina convirtiendo en la ganadora del mayor premio que Yoly y toda su gente pueden aspirar la sonrisa de Cientos de niños que disfrutaron, brincaron, cantaron, bailaron y jugaron hasta la extenuación por actividades ideadas por la agrupación 17 de octubre, una mano que hacen y hace  para recibe siempre resultados que emociona hasta las lágrimas.
 
 
La inocencia, la simpatía, la amistad, la solidaridad, la deportividad… los valores preponderantes, lejos de las tensiones, el egoísmo, la intolerancia o la competitividad exacerbada que, a menudo, presiden las relaciones interpersonales de los mayores.
 
Solo diversión, muchos chapuzones, resbalones en los gigantes toboganes, un rico desayuno y todo mientras los que miramos desde afuera, podemos decir sin temor a equivocarnos que se puede hacer mucho con muy poco, solo hay que soñar y ser parte de esa emoción llamada solidaridad. La agrupación 17 de octubre lo sabe, nosotros hoy También.
Compartir nota

Sea el primero en comentar en "Apuros chapuzones, presidente Derqui marca la diferencia"

Deje un comentario