A un año del crimen, recordaron al joven baleado por un vecino en Derqui

A un año del brutal crimen de Alejandro Marín, sus familiares lo recordaron en la Plaza de la Memoria de Pilar. El joven fue asesinado el 27 de enero de 2019 a sangre fría frente en la puerta de la casa de su abuela, por un vecino de la mujer que lo acusaba, sin fundamentos, de haberle robado.

Con la proyección de un emotivo video con imágenes de la víctima que al momento del crimen tenía 27 años, y la colocación de una placa con su nombre, sus allegados lo recordaron el domingo por la tarde, renovando además el pedido de justicia.

El asesinato de Alejandro conmovió a toda la comunidad de Derqui, en particular a los vecinos Monterrey donde fue baleado frente a su familia por Nelson Javier Colman, de 73 años.

“Nos destrozaron la vida, a toda la familia”, afirmó Gladys Marín, tía de Alejandro, en diálogo con El Diario. La mujer adelantó que fue aprobado el pedido de cambio de carátula en la causa solicitado por la fiscal de la UFI Nº2, Valeria Oyola. Finalmente fue elevada a juicio oral con la calificación de “homicidio con arma de fuego agravado por premeditación y alevosía”, y la fiscal solicitó cadena perpetua. Se espera por el sorteo del tribunal donde se desarrollará el juicio oral.

Mientras tanto, el victimario se encuentra detenido en el penal Olmos. Aunque solicitó el beneficio de prisión domiciliaria, el mismo le fue denegado. A su vez, tal como informó Marín, las últimas pericias habrían confirmado que Colman era consciente de sus actos, desestimando el pedido de la defensa que intentó conseguir que el hombre fuera declarado mentalmente insano.

Asimismo, la querella también solicita que la esposa de Colman, Juana Amarilla Rivarola, sea indagada como instigadora del crimen.

Obsesión
El domingo 27 de enero del año pasado, Alejandro -que en ese momento vivía en Baradero por motivos de trabajo-, fue a visitar a su abuela con su familia. Debido a que el asesino ya lo había amenazado con un revólver cuando llegó, eligieron almorzar en la casa de su tía Gladys, que vive a dos cuadras.

En horas de la tarde, la víctima decidió regresar a la casa de su abuela en Alfaro y Entre Ríos con ésta, su esposa y sus dos pequeñas hijas de 3 y 5 años. En ese momento, en la vereda de la vivienda, fue abordado por Colman que le disparó en la cabeza, por la espalda, mientras ésta cargaba a una de sus nenas en brazos.  

A raíz del ataque, murió minutos después en el centro de salud de Monterrey y el homicida fue detenido en su casa.

“Alejandro no quería hacer nada, no nos imaginamos que lo iba a matar sino hubiéramos actuado de otra manera”, expresó la mujer que, de todos modos, meses antes se presentó en la comisaría de Monterrey para radicar la denuncia por amenazas, con comprobantes que acreditaban que el joven trabajaba en la fábrica Gaona del Parque Industrial de Pilar, al momento del hecho.

“Nos pidieron pruebas, no nos tomaron la denuncia”, recordó Marín, al tiempo que agregó que “jamás la policía lo citó a Alejandro por el robo ni lo involucró, no tuvo nada que ver”.

Dos meses antes del crimen, Colman y su esposa sufrieron una violenta entradera en su domicilio por parte de encapuchados.

Desde ese momento, el anciano tuvo la idea -sin pruebas- de que el nieto de su vecina desde hace más de 30 años y con la que nunca habían tenido inconvenientes, había tenido que ver con el hecho.
A lo largo de estos meses, la familia encabezó diversas marchas en pedido de justicia. 

Compartir nota

Sea el primero en comentar en "A un año del crimen, recordaron al joven baleado por un vecino en Derqui"

Deje un comentario